Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Purgatorio argentino

[ 0 ] 10 agosto, 2018 |

por Hugo Martini (*)

HUGODante Alighieri (1265-1321) describió en la Divina Comedia que la vida se expresa bajo tres estados, o modos de ser de la humanidad: el vicio llamándolo Infierno, el pasaje del vicio a la virtud que lo llamó Purgatorio y la condición de los hombre perfectos que habitan el Paraíso. En el primero y tercero la estadía es permanente, no hay salida. Por ejemplo, el arrepentimiento está vedado en el Infierno. El Purgatorio en cambio, es un estado en transito.

La Argentina no tiene Purgatorio. Todos están absolutamente seguros, nadie piensa que está en tránsito hacia otra parte. En general –porque en realidad nada es absoluto- la mayoría parte de un supuesto equivocado: yo estoy en el Paraíso y siento y pienso desde ese estado. Los que no comparten mis ideas están el el Infierno. Este cuadro no se da solo en la dirigencia sea política, empresaria, sindical o cultural. Se extiende al conjunto de la sociedad.

Esta realidad de ideas absolutas domina, también, el actual debate sobre el aborto. Pero este  fenómeno es mucho mas antiguo: ha dominado la vida privada –y por extensión la pública- por lo menos en las últimas ocho décadas. La distinción de gobiernos civiles o militares no es lo trascendente, tampoco si asumieron formas pacíficas o salvajes. Este cuadro de ideas absolutas impide construir los acuerdos necesarios para convivir en paz y crecer. Porque la democracia es algo más que las instituciones que la regulan, es creer que del otro lado no está el Infierno y el tránsito de los dirigentes hacia otra parte, es posible. El Purgatorio debe existir, para que por allí transiten no solo las personas, sino también las ideas.

¿Pero es realmente necesaria la existencia de un activo Purgatorio en la vida argentina? La respuesta es que deben mirarse los resultados: sólo un entusiasta delirante, casi sin límites, puede sostener que en los años que ha vivido el país ha sido un éxito. Para circular por las terrazas del Purgatorio deberían abandonarse –como en La Comedia- los vehementes apóstrofes, en los discursos y las actitudes de cada uno, para calificar a los que no piensan igual. Porque se ha olvidado lo esencial: que todos viven en el mismo país y no hay un futuro mejor, si esta creencia no penetra profundamente en la sociedad.  

Otros, creen que no están en ninguna parte. Que Infierno, Purgatorio y Paraíso son palabras y que todo es igual. La Comedia – a la que alguna vez Borges llamó “obra mágica” – se abre con la descripción de una llanura donde están los neutrales, los que no tomaron partido. En el poema de Dante son tan despreciables que quedaron incluso fuera del Infierno. Cada uno -aunque sonría- sabrá lo que tiene que hacer.

(*) El autor es ex Diputado Nacional (PRO), Director de Carta Política

(**) La pintura es de Jerónimo

Etiquetas:

Categorias: Sin categoría

Perfil de Hugo Martini: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.