Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Médanos

[ 0 ] 11 septiembre, 2014 |

Por Francisco Delich (*)

Viernes 5 de septiembre, por la mañana un grupo de vecinos esperamos la combi a la Capital, guarecidos de la lluvia en una sala presidida por una pantalla de televisión. Una imagen cubre toda la pantalla, una voz en off nos indica el domicilio de Amado Boudou que consta en uno de sus documentos, utilizado para inscribir la propiedad de un automóvil.

Nos miramos, extraños en un lugar de paso pero próximos en un pueblo todavía socialmente amable, sorprendidos por la imagen, la voz neutra y la información misma aunque- reflexionado- no hay razón para sorprenderse.

Primero son miradas silenciosas, enseguida alguna ironía, el médano nos sigue mirando, bocas y corazones se abren, discretos insultos varoniles teniendo en cuenta las damas presentes, el dique de contención del humor cede y una voz algo más fuerte que otras aunque igualmente tranquila arroja ésta pregunta ¿cómo un tipo como este pudo llegar allí? ¿Cómo puede estar dónde está? Y una segunda voz complementa ¡Fue votado por el 54 por ciento!

No está dirigida a nadie y nadie la responderá. Quedará flotando entre otras voces, hasta que la partida nos empuja a tomar ubicación, recuperar el silencio habitual que nos envuelve en la combi, interrumpido a veces por el timbre de un celular, una conversación al azar, un incidente de tránsito apenas percibido, la lluvia que no cesa.

La imagen del médano me persigue porque es una metáfora apropiada, muy apropiada para encontrar un sentido, un significado al detalle trivial de un domicilio y un automóvil, porque los médanos grises y ubicuos, están movimiento, cambian de forma y color, de consistencia y tamaño, se mimetizan y ocultan sus secretos como pocas configuraciones naturales.

¿Cómo- me digo- el partido político mayoritario del país, que tiene cuadros políticos experimentados, gobernadores, senadores, diputados, intendentes de larga trayectoria ofrece la segunda candidatura más importante en las elecciones presidenciales a un hombre de estas condiciones personales y políticas?

En 1983, el peronismo logro una afiliación masiva próxima de los tres millones de argentinos, a un partido que les proponía retomar banderas de justicia social de medio siglo. La derrota electoral de entonces, la primera en su historia, tuvo un saldo positivo: permitió la renovación de sus cuadros e ideas. Treinta años después y con veinte años de gobierno federal, ofrece este patético espectáculo, un vicepresidente oculto en los médanos.

Cierto, la política fue reemplazada por el espectáculo y no afecta solo al peronismo. Los partidos declinan y los candidatos se apresuran a definirse a sí mismos como no políticos. El antiguo cursus honorum ha sido abandonado. Una encuesta cuenta más que una vida de militancia, coherencia y decencia.

La anécdota que comento tiene menos importancia que su metáfora. ¿Cómo este tipo está allí? Un muchacho audaz, simpático y armado de ambición y pragmatismo, alejado de toda pretensión discursiva apto para tareas administrativas todo terreno, se filtra en el poder y corrompe la trama institucional de Estado.

El 54% votó el carisma de una presidenta golpeada por una tragedia personal, votó por un relato épico, por la esperanza acumulada después de la crisis de fin siglo; el fulgor y el vigor del combate electoral alejaron la sombra de los médanos.

Aquella mayoría se disolvió, como se disuelven todas las mayorías y son reemplazadas, por nuevas mayorías electorales. Pronto tendremos elecciones. Partidos políticos empobrecidos ideológica y éticamente están en busca de candidatos capaces de atraer electores, sin preguntar demasiado por antecedentes y consistencias. Otros médanos se insinúan en el horizonte.

(*) Profesor Emérito de la Universidad Nacional de Córdoba y miembro del Consejo Asesor de Carta Política

Categorias: Columnistas, Francisco Delich, Opinión, Sin categoría

Perfil de Francisco Delich: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.