Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Rosendo M. Fraga

Repensando las primarias obligatorias

Repensando las primarias obligatorias

[ 0 ] 1 septiembre, 2011

Por Rosendo Fraga
Que los tres candidatos del PJ sumaran 70% no es nuevo. En 2007 sumaron 72% y en 2003 63%. Cada vez hay menos peronistas, pero cada vez el peronismo saca más votos porque representa a sectores más contradictorios. La crisis está en el no-peronismo y la dificultad del radicalismo de reformularse tras la crisis de credibilidad que le generó el Pacto de Olivos.

Tres crisis al comenzar 2009

Tres crisis al comenzar 2009

[ 0 ] 8 enero, 2009

Por Rosendo M. Fraga
Al comenzar 2009 las tres crisis simultáneas que vive el mundo no parecen encauzarse. Una visión Politica, Económia y Estrategico- Militar

¿Vuelven los fantasmas del pasado?

¿Vuelven los fantasmas del pasado?

[ 0 ] 8 mayo, 2008

Por Rosendo M. Fraga
El temor a una crisis económica generada por la inflación, el secuestro de un militante de los derechos humanos y el discurso que se planteó durante el conflicto del agro que se asemejaba al primer peronismo de los años cuarenta, plantea la cuestión de si la Argentina de las últimas décadas no viene sufriendo una sistemática tendencia al retornar al pasado.

El acuerdo Kirchner - Lavagna

El acuerdo Kirchner – Lavagna

[ 0 ] 12 febrero, 2008

Por Rosendo M. Fraga
El acuerdo Kirchner-Lavagna confirma que el peronismo tiende a ocupar todo el espacio político. La crisis del radicalismo, que comenzó con el Pacto de Olivos en 1993, ha ido dejando al justicialismo como la única alternativa política de la Argentina y la única posibilidad para acceder al poder.

Lavagna, que es una figura de centro y que ideológicamente podría ser un demócrata cristiano europeo, puede en este acuerdo secundar al ex presidente en la conducción partidaria. Daniel Scioli, que en cualquier país sería considerado un político de centro-derecha, se alinea también con Kirchner y está dentro del PJ. A su vez Francisco de Narváez, un justicialista aliado con el centro-derecha de Macri, aparece como posible alternativa opositora dentro del PJ.

Paralelamente, se acaba de reunir la organización internacional que reúne a los partidos de centro-derecha del mundo, confirmando que el peronismo, que entró a esta organización en los años noventa, sigue perteneciendo a ella y no a la internacional social-demócrata, que es la de centro-izquierda. La coalición de Kirchner parece correrse hacia el centro y alejarse del progresismo que ha venido proclamando.

Pero el partido, para el ex presidente, tiende también a ser un medio para justificar su activo rol político. El PJ no es un fin en sí mismo para Kirchner, sino un argumento o pretexto para justificar su contacto directo con gobernadores, intendentes y sindicalistas, que constituyen la expresión del poder político real.

Ser presidente del peronismo -al cual nunca el ex presidente dio importancia, ya fuera como Intendente, Gobernador o Presidente-, permite evitar que una oficina de Puerto Madero se transforme en una Casa de Gobierno paralela. También confirma que el peronismo, al seguir siendo la única estructura política con poder nacional, es relevante tanto para ganar elecciones como para gobernar. La transversalidad, en la cual al izquierda kirchnerista tenía especial protagonismo, y la concertación -que se la dio a los radicales K-, pierden así relevancia.

El hecho de haber utilizado la Residencia de Olivos para presentar mediáticamente el acuerdo con Lavagna sigue lesionando la figura de Cristina. Algunas interpretaciones han señalado que esta presentación se asemeja a la de 1993, cuando la fotografía de Menem y Alfonsín caminando por los mismos senderos, presentó el Pacto de Olivos. Pero la diferencia está en que Menem entonces era el presidente y Kirchner no lo es. Que el ex presidente haya usado como escenario la residencia presidencial para un gesto político de esta envergadura, es una señal de que él sigue ejerciendo el poder real, se la haya planificado o no. Pero también confirma que no hay una estrategia para permitir que Cristina desarrolle una imagen de poder propia, ya que se va confirmando la idea de que ella está en el gobierno pero Kirchner es quien ejerce el poder.

En la oposición no peronista hay ganadores y perdedores con este acuerdo.

Elisa Carrió es quien pasa a tener mayor argumentación para un discurso opositor más contundente, ya que ella siempre dijo que Kirchner y Lavagna era las dos caras de una misma moneda.

Macri queda como otro polo opositor, pero en un momento que parece más interesado en encontrar formas de cooperación con el gobierno nacional para una gestión eficaz.

Una actitud similar desde el centro-izquierda parece asumir Hermes Binner, quien sin confrontar con el oficialismo se mantiene al margen del mismo, privilegiando también su gestión.

El mayor costo lo paga la estructura nacional de la UCR, que presidida por Morales y apoyada por Alfonsín, sostuvo la candidatura presidencial del ex ministro de Economía.

Patrimonio K: otra víctima del éxito

Patrimonio K: otra víctima del éxito

[ 0 ] 23 enero, 2008

Por Rosendo M. Fraga
No hay vuelta que darle: Néstor Kirchner es, parafraseando a Alberto Fernández, la víctima más representativa y notable de su propio éxito. Aumentó en casi seis millones de pesos su patrimonio durante el 2007, que en total suma 17.824.941 pesos. Se trata de una cantidad que muchos de nosotros no alcanzaríamos a ver, ni en esta vida ni sumando veintiocho reencarnaciones sucesivas. El injusto ataque al que ahora es sometido el ex presidente por la prensa -gracias a la declaración jurada que él mismo presentó- no hace otra cosa que confirmar que el éxito, en la Argentina kirchnerista, es un arma de doble filo.