Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Un mapa político II

[ 0 ] 31 octubre, 2014 |

Por Francisco Delich (*)

Ha transcurrido un año desde la elecciones parlamentarias de 2013 e igual lapso resta para las elecciones presidenciales de 2015; a mitad de camino entre una y otra elección, la primera pierde paulatinamente capacidad predictiva y se incorporan las datos novedosos y conductas de actores políticos, para construir escenarios anticipatorios.

La implosión de la alianza UNEN y su efecto sobre la alianza mayor FAU-UNEN, constituyen sin duda una de las novedades mayores de la pos elección parlamentaria pasada. Estrictamente reflexionado no debería sorprender.

El acuerdo electoral entre dos líderes que tienen orígenes políticos, ideológicos, biográficos tan diferentes y alejados como los que permitieron al Senador Solanas y a la Diputada Carrió competir exitosamente por las bancas que lograron, solo tenía en común la acción de ambos en un mismo territorio y a su encarnizada-literalmente-oposición al gobierno de la presidente Kirchner.

El Senador Solanas es un artista y un político laico a lo largo de toda su vida, partidario del divorcio, el matrimonio igualitario, favorable al aborto y la Diputada Carrió, desde su conversión al catolicismo y a su práctica religiosa cotidiana una militante de las posiciones de la Iglesia que condena aquellas posiciones.

El senador Solanas tiene una historia de militancia política y estética en el peronismo de izquierda y debió exiliarse; la diputada Carrió es hija de un padre radical y madre vinculada al proceso y tuvo un fugaz paso por la administración del mismo. El senador Solanas porteño y partidario del centralismo en la conducción del estado y la diputada Carrió, chaqueña y federalista; el senador Solanas más próximo a la intervención reguladora del estado, la diputada Carrió más cerca de la economía de mercado.

Los unió el espanto y el objetivo de derrotar al gobierno. Pero carentes de afectio societatis y de un proyecto político común, la implosión era inevitable. Sin su liderazgo, el frente con figuras políticas individualmente valiosas pero también con orígenes y perspectivas a futuro alejadas entre sí, tiene un pronóstico incierto.

El acuerdo fue puramente electoral; tuvo viento a favor en un electorado de alta volatilidad como lo es en la Capital Federal y el empuje de los medios al logro de acuerdos electorales que contribuyan a sumar votos opositores aunque luego no se traduzcan en políticas parlamentarias o públicas.

Pero la apertura del horizonte electoral del año próximo ha cambiado el escenario, aunque no necesariamente las condiciones de la competencia; ahora el escenario es nacional, provincial y municipal: si se prefiere una interdependencia entre niveles de decisión ciudadana donde coexisten tradiciones, intereses, valores, culturas que establecen situaciones de relativa complejidad y desafían a los constructores de consensos y alianzas.

Las candidaturas presidenciales – artificiales – del Senador y de la diputada que deberían dirimir en el interior de la alianza mayor con FAU en las próximas primarias, constituye por el momento una piedra en el zapato para ésta. En marzo de 2015, si persiste, un obstáculo insalvable. Socios minoritarios en la alianza mayor intentan condicionar las estrategias eventuales con otras fuerzas: la diputada Carrió prefiere una alianza con Mauricio Macri. El senador Solanas se opone vigorosamente. Ambos saben que cualquier alianza externa sin su participación los deja al borde del camino electoral de 2015.

*

Tres candidatos presidenciales pos parlamentarias están consolidando sus posiciones y pretensiones. Sergio Masa ganador en las elecciones de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli consolidando su posición en el interior del Partido Justicialista y encaminado a un acuerdo con el Frente de la Victoria y Mauricio Macri, vencedor en su distrito y con el mayor crecimiento en las encuestas a lo largo del año.

Los tres y en ese orden apoyados por – en distintos grados- el Círculo Rojo del establischment nacional (cf. mi artículo anterior “el Círculo Rojo” en esta misma revista) y con amplio sostén popular en sus distritos y más allá.

Una cuarta candidatura proveniente de las elecciones primarias podría agregarse a estas tres, en particular si se consolida el eje Cobos-Binner. Es muy improbable que en los meses próximos, entre octubre de 2014y marzo de 2015 emerja o se genere otra candidatura sustentable. Uno de estos cinco dirigentes será elegido Presidente el año próximo, probablemente en segunda vuelta.

Como señalé competirán aparatos y líderes carismáticos que construyen alianzas territoriales.Daniel Scioli y Cobos –Binner necesitan contar con sus respectivos partidos aunque sostengan sus aspiraciones en buenas imágenes. Sergio Massa y Mauricio Macri carentes de aparato, tienen en su carisma, la ventaja de una mayor libertad de acción para la construcción de alianzas fugaces o coyunturales, incorporación de candidatos y orientaciones ideológicas.

Una no candidata – la Presidente CF- que mantiene hasta ahora imagen positiva de alrededor del 40% (Morales Solá- La nación 5.X.14) y un piso electoral -aun no siendo ni pudiendo ser candidata- en torno al 25-30%( según coinciden encuestas de distinto origen), es por su posición institucional, sus recursos políticos y financieros, control del aparato partidario, control de gobernadores e intendentes, que mantiene la iniciativa política en un marco de recesión económica y alta inflación, es un actor estratégico y constituye –por lo menosuna incógnita- su impacto electoral.

El periodista estrella de la oposición, de la radio y la televisión acaba (8 octubre 2014) de sostener “ la oposición, toda la oposición, Massa, Macri, Binner, Carrió, Cobos no pueden llenar ni un balde de mierda.”

Al día siguiente convocó telefónicamente a su programa a dos candidatos presidenciales a quienes les preguntó si lo habían escuchado. Le respondieron afirmativamente y notificaron que si eran electos, el primer día de gobierno derogarían el código Civil y Comercial recién sancionado” que según las encuestas tienen algo más del sesenta por ciento de apoyo en la población. Extraña convocatoria programática.

Suena a una gran improvisación opositora, enfrentando a mucho poder político, con una confusión analítica frente a una clara radicalización ideológica, que no puede sino desconcertar a las bases sociales de clase media y popular dispuestas a favorecer la alternancia en el poder presidencial. Pero la presentación de los actores principales en el mapa político, nada indica (por el momento) acerca de sus movimientos. Ya no existen las guerras ni la política de trincheras: solo la guerra y la política de movimientos.

(*) Profesor Emérito de la Universidad Nacional de Córdoba y miembro del Consejo Asesor de Carta Política

Categorias: Columnistas, Francisco Delich, Opinión

Perfil de Francisco Delich: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.