Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Solucionar problemas en el mercado de trigo

[ 0 ] 2 diciembre, 2014 |

Por Arturo Navarro (*)

Hay estadísticas que resultan incomprensibles. En ciclo 1902-1903 se sembró en la Argentina 3,69 millones de hectáreas de trigo y en el ciclo 1928-1929 se llegó a sembrar 9.2 millones de hectáreas. Curiosamente en 2013-2014 volvimos a sembrar la misma cantidad de hectáreas que hace 110 años: 3.4 millones. En el pico de 1928 se utilizaban arados de rejas y sembradoras tiradas por caballos.

Asumamos que si hubiera una política de estado previsible están dadas las condiciones para poder sembrar por lo menos 7 millones de hectáreas con el rinde promedio del país de 2800 kg por hectáreas que nos permitiría cosechar un total 19,6 millones de toneladas de trigo.

Como todos los años estamos al comienzo de una cosecha de trigo. Se calcula un rendimiento de 11 millones de tonelada, con un FAS teórico de 180 dólares del cual los productores están recibiendo solo 130. O sea, que los productores están perdiendo 50 dólares, además de la confiscación del 23 % por derechos de exportación sobre el ingreso bruto. De cada cuatro camiones, el estado se queda con uno, puesto en el puerto y el productor tiene que pagar todos los gastos con los tres restantes.

Esta ecuación se agravara en pocos días cuando termina la cosecha en la provincia de Buenos Aires, en la cual se siembra el 60% del trigo del país, produciéndose el efecto “puerta 12” porque los productores tienen urgencia de vender para hacerse de plata. Mientras esto sucede con los productores en su provincia, el gobernador Daniel Scioli no ha dicho nada, porque está más preocupado por las encuestas electorales y el apoyo oficial futuro, que por la situación de los productores y la gente de los pueblos del interior.

La asignación de cupo o Roes, el adelantos de las retenciones a la exportación al vender por los mercados a futuro y otros manejo económico por defender la mesa de los argentinos, han provocado la caída de producción del trigo a la mitad de nuestro potencial, el encarecimiento del pan al ritmo de la inflación y no por el costo del trigo. Han provocado también la quiebra de pequeños productores, la concentración de los compradores y la pérdida del mercado de Brasil, que será muy difícil de recuperar en su totalidad por las nuevas alianzas comerciales abiertas por ese país.

Pero lo más grave de todas estas intervenciones arbitrarias, es que han hechos desaparecer el funcionamiento normal de los mercado de futuro que permiten tomar los precios internacionales con la anticipación suficiente, obligando a los operadores a fijar prima riesgo mayor ante la imprevisibilidad de nuestro manejo económicos.

Los puntos más importantes de una propuesta para producir entre 18 y 20 millones de toneladas de trigo en el próximo ciclo 2014-2015 serían los siguientes.

1. El mercado de trigo debe ser libre y sin impuestos distorsivos para que el productor reciba el valor integro.

2. Funcionamiento de los mercados a futuros en tiempo y forma para permitir aprovechar los valores internacionales, cuando se toma la decisión de sembrar.

3. Establecer reglas para que la industria Molinera tenga que competir en igualdad de condiciones con la exportación, en los mercados disponibles y futuros.

4. Transparencia en todo el tratamiento fiscal de la cadena de trigo, harina y pan, como la única manera de generar igualdad de condiciones para que exista competencia.

(*) Ex Presidente de CRA y CARBAP. Asesor Agroindustrial.

Categorias: Arturo Navarro, Opinión

Perfil de Arturo Navarro: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.