Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

¿Quo vadis, economía argentina?

[ 0 ] 28 octubre, 2016 |

por Juan Carlos de Pablo (*)

DE PABLO¿Dónde estamos parados, en materia económica?

Ni tan tan, ni muy muy. Ni 2002, ni entusiasmo. Ni cráteres, ni brotes verdes.

¿Por qué está pasando lo que está ocurriendo? Explicaciones, miles.

La explicación profesional enfatiza la herencia recibida (que por estilo este gobierno nunca terminó de explicitar), la debilidad política de Cambiemos (que no tiene mayoría absoluta en ninguna de las Cámaras, además de notable cantidad de funcionarios K en diferentes porciones de la administración), y el “estilo M”.

La política económica no puede ser ajena a este contexto político, como tampoco puede ignorar que el año que viene es un año electoral, y que si el gobierno no gana elección correspondiente a la primera renovación parcial de la Cámara de Diputados, no sé si se va literalmente (como De la Rúa en 2001) pero sí que puede quedar muy debilitado (como Alfonsín entre 1987 y 1989).

De ahí, más allá de sus deseos, el exasperante gradualismo fiscal, las idas y vueltas en materia de corrección del desequilibrio de las tarifas de las empresas privatizadas o concesionadas durante la década de 1900; más la inexplicable demora en reducir, cuando no eliminar, la notable cantidad de trámites que hay que hacer en Argentina, para llevar adelante cualquier emprendimiento.

El resultado es un nivel de actividad en declinación (insisto: no estamos en 2002, pero tampoco se aprecian los brotes verdes), con su correlato en términos de pérdida de puestos de trabajo. En cuanto a la tasa de inflación, queda claro que en el corto plazo el aumento del nivel general de los precios depende más de los determinantes inmediatos (tipo de cambio, tarifas, etc.), que de los mediatos (situación fiscal y monetaria).

Quiero creer que las autoridades saben diferenciar entre las muestras de entusiasmo verbal, que escucharon en el mini Davos y el Coloquio de IDEA, y las decisiones concretas en materia de gastos e inversiones.

No habiendo activos “a precio de liquidación”, quienes están pensando en realizar inversiones reales se toman su tiempo. Algunas inversiones están ocurriendo (entusiasma el éxito de la realizada para generar energía a partir de fuentes eólica y solar), pero no hay un boom.

¿Alguna vez habrá reactivación económica? Sí, porque la realidad es cíclica. ¿Alguna vez se volverá a deteriorar? Muy probablemente, porque no siempre el gobierno está adoptando medidas para que “esta vez sea diferente”.

¿Sos optimista? me preguntó el otro día un alto funcionario de este gobierno, en un encuentro casual en Animales Sueltos. “A mi edad no soy ni optimista, ni pesimista. Hago mi trabajo. Registro que, frente a los problemas, la gente con la cual interactúo conjetura qué hubiera ocurrido si la elección de 2015 la hubiera ganado “Scioli y compañía”, y sigue apoyando a Macri. Pero por favor no abusen de esto”.

Si el gobierno no tiene más remedio que ser gradualista, si en 2017 estaremos todos pendientes de la elección, si hacer algo “por derecha” cuesta muchísimo, no debe sorprender que vivamos –como dicen los americanos- chapoteando en el barro. Peleándola, día a día, como corresponde.

¡Animo!

(*) Director de Contexto (juancarlosdepablo.com.ar) y miembro del Consejo Asesor de Carta Política.

(**) La pintura fue extraída de millo.co

Categorias: Columnistas, Juan Carlos de Pablo, Opinión

Perfil de Juan Carlos de Pablo: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.