Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Política económica: viruta y carpintería

[ 0 ] 10 agosto, 2018 |

por Juan Carlos de Pablo (*)

DE PABLOConferencia de prensa del presidente; declaraciones de la señora Lagarde; marchas contra el FMI; seguimiento del estado de la economía según la cotización del dólar cada 5 minutos; acalorados debates sobre si lo que ocurrió fue una crisis o una tormenta, o si lo peor ya pasó o no; conjeturas acerca de la importancia que la economía tendrá cuando los argentinos votemos en octubre de 2019, etc. Todo fenómeno mientras no se convierta en el sustituto del diseño y la implementación de la política económica.

De ahí el título de estas líneas, en recuerdo de Guillermo Lladó, mi primer empleador, quien en su estudio contable nos enseñaba a diferenciar entre “la viruta y la carpintería”.

En cualquier lugar del mundo, en cualquier época, una política económica es un diseño en base al diagnóstico de la situación actual y los objetivos; una toma de decisiones; un anuncio y su correspondiente implementación; y el respectivo seguimiento.

En Argentina 2018 esto quiere decir, primero y principal, listar el ajuste fiscal, negociarlo con quien corresponde –principalmente entre el presidente, los gobernadores y los intendentes, que son quienes tienen responsabilidad ejecutiva-, anunciarlo de manera conjunta y también implementarlo de manera simultánea. Junto a lo cual hay que reorientar las distintas porciones de la política económica, para que tengan implícita la misma tasa de inflación.

Desde este ángulo estamos mejor que hace un trimestre, porque entonces el Poder Ejecutivo Nacional adoptaba las decisiones sobre bases poco realistas y “chocó”. Hoy el presidente Macri actúa habiendo “registrado” que algo pasó, acudiendo al FMI (porque no tuvo más remedio), reemplazando funcionarios (el Banco Central es hoy más realista que antes), etc.

¿Cómo puede ser que estemos mejor que hace 90 días, si los actuales indicadores son peores que los que existían hace un trimestre? Porque aquellos estaban basados en un esquema no sustentable, y estos son el resultado del comienzo de un ataque más realista al problema.

Si usted no es doctor en medicina y tiene un familiar o amigo internado, se la pasa midiéndole la temperatura o la presión; al ver esto el médico a cargo sonríe, porque con su accionar usted está mostrando misericordia o desesperación, pero no conocimiento.

La economía es un proceso decisorio concatenado, así que más allá de toda la viruta que la rodea en Argentina, usted tiene que focalizar su atención en las decisiones públicas. Ejemplo: la negociación con los gobernadores, que más allá de prestarle atención al presupuesto 2019 tendrá que basarse en indicadores más firmes (recuerde el poco valor que tiene un presupuesto formulado en pesos corrientes, en un país tan inflacionario y volátil como Argentina); la renegociación salarial, etc.

Complementario a la acción de “bombero” que está llevando adelante el Banco Central, con la lógica propia de los bomberos. Luis Caputo es criticado por mantener “altas” tasas de interés y el dólar sin sobresaltos. ¿Se imagina lo que estaríamos diciendo de él, si redujera las tasas y el precio del dólar aumentara, digamos, 50%? Claro que si para frenar el sangrado tiene que mantener estas tasas durante un semestre, la tasa de inflación se ubicará en niveles parecidos, única manera de poder abonar los créditos.

Es difícil luchar contra la inflación, pero en serio, con tantos ministros, coordinadores, jefe de gabinete, etc. Pero por ahora el presidente Macri prefiere esta forma de organizar las políticas públicas que tienen que ver con la economía. La experiencia sugiere que, llevado por las circunstancias, no tendrá más remedio que centralizar en alguien, las distintas porciones que integran la política económica. Se designe como se designe al funcionario, porque no es una cuestión de cargo sino de rol.

En el “mientras tanto” seguimos luchando, para sobrevivir y más allá. No es poco. No le haga caso a los pronósticos referidos al número de trimestres “difíciles” que tendremos que vivir. Mejor, utilice su energía para averiguar y entender lo que está ocurriendo en su mostrador, porque no a todos les va igual (es más, quienes tienen varios puntos de venta encuentran que no en todos los lados les va igual).

Superaremos esto, como hemos superado tantas cosas.

¡Animo!

(*) Director de Contexto y Miembro del Consejo Asesor de Carta Política

Categorias: Columnistas, Juan Carlos de Pablo, Opinión

Perfil de Juan Carlos de Pablo: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.