Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Nat “King” Cole

[ 0 ] 1 noviembre, 2012 |

Por Felipe Yofre (*)

Una estrella cayó desde Alabama

Una obra musical popular, “Stars Fell on Alabama” inspirada en cuerpos luminosos que cruzaron su cielo cayendo luego, se convirtió, igual que “Georgia on my mind” en la canción oficial de ese Estado. Las refulgencias siguiendo a Cadícamo “duraron tan poco lo sé, como el fulgor que da un lucero”. Así Nat “King” Cole , que vivió pocos años (46 tan solo) ; nativo del lugar, y de una familia humilde que luego migró a Chicago, en pro de mejores condiciones económicas.

La segregación racial campeaba; linchaban a los negros; los asientos en los transportes estaban divididos conforme el color y operaba con tremenda crueldad el Ku Kux Klan (igual que hoy) descripto por Arthur Miller en “Las brujas de Salem”.

El éxodo masivo a la “ciudad de los vientos” fue impresionante. Promediando el 20 y entre muchos partieron Edgard James Cole; su mujer Perlina y sus cuatro hijos entre los que se contaba Nat. Edgard habilísimo en el manejo de la cuchilla (el “viejo” era carnicero de profesión) trató de convertirse en pastor de la Iglesia Baptista, y lo logró, ya que la comunidad negra valoraba su elocuencia en los sermones. Perlina tocaba el órgano en el templo y a la vez enseñó a su vástago el piano.

En Chicago,capital de Illinois, ( la gobernó Adlai Stevenson, frustrado candidato presidencial demócrata) se disfrutaba bonanza económica que no hacía predecir el colapso de Wall Street y la gran depresión acontecida años después. En aquel tiempo cada cuadra de la ciudad lucía bares, cabarets, o prostíbulos cuyos dueños eran conocidos “gangsters” por caso Al Capone. Gracias a su vieja los pibes Cole tenían el arma para trabajar allí: Eddie su hermano contrabajista y Nat pianista y cantor optaron por la juerga y no el púlpito al que los inducía su progenitor. Nat campaneaba los locales donde el “bourbon” corría y la “ley seca” era letra muerta y tocaba para que las parejas bailaran, causando estupor por su virtuosismo y talento.

De ahí en más armó su pequeño conjunto y en la milonga su nombre comenzó a trascender. Por entonces las actuaciones de dos orquestas a la par era moda, como en Nueva York donde se enfrentaron Benny Goodman y Chick Web, dejando afuera en Harlem cientos de parejas que no pudieron entrar y que danzaron el célebre “Stompin at the Savoy” . Así también pasó el 8 de Setiembre de 1935 en los dos mil metros cuadrados del “Savoy Ballroom” de Chicago en el que entraron con “forceps” 6.000 personas que no pararon de contonearse en su combate con Earl Hines y Nat se metió al publico en el bolsillo.

El éxito resultó efímero y la “malaria” económica frustró sus sueños de dirigir una “big band”. También su faz de “picaflor” (le encantaban las “donnas”); se entreveró con una bailarina (Nadine) su progenitor montó en cólera y el se fugó en destartalado móvil a Los Angeles. Allí comenzó a deambular por monedas en lugares de mala muerte ; con instrumentos desafinados y sin teclas, mientras su mujer trabajaba de camarera. Ensayaban fuera de hora en restaurantes por un plato de comida con otros músicos en “jam sessions” que aún se memoran, hasta que el azar hizo que lo escuchara un productor ; lo motivase a fundar un grupo con una base rítmica para que los clientes pudiesen bailar y así nació su trio, que tuvo en Oscar Moore su ladero ideal.

Nació la canción emblema “Sweet Lorraine” y otra de su autoría “Straighten up and fly right” que dieron la impronta al conjunto, supliendo bronces con guitarra y bajo mas la conga de Jack Constanzo. Al final de sus shows Frank Sinatra y Judy Garland lo visitaban para cantar con él desde el piano. También grabó discos pero discriminado al público negro (clase B como Reagan en el cine) y no para todos.

El “golpe de furca” lo pegó tras la guerra, con soldados ávidos de romanticismo y ternura, y se largó con las baladas, muy a la medida de su voz aterciopelada y plena de matices. Llegó la plata grande ; llovieron “pennies from heaven” y también sus consecuencias : disensos en el trio por cartel y plata y el matrimonio fue sepultado por un contingente de vampiresas. Mientras tanto Norteamérica era un volcán allá por los 50. Gobernaba Eisenhower con los republicanos, pero el gran tema, la división irreconciliable entre blancos y negros por los derechos civiles, que en el siglo anterior motivara la guerra de secesión entre Norte y Sur, se encontraba plenamente vigente. De ahí que se sostuviese que el jazz contribuyó al acercamiento de los sectores en pugna mas que todas las leyes del pais.

Muchos como Nat estaban “pipones” económicamente pero no podían gastarla en esparcimiento o buenos hoteles donde no se les permitía alojarse. El morocho como buen hijo de Alabama era levantisco y simpatizaba con Luther King (también pastor de la Iglesia Baptista) y los defensores de esa causa.

Tuvo una serie de contratiempos: reincidió en las nupcias ; compró una mansión y los vecinos del barrio le hicieron la vida imposible ; lo persiguieron inspectores de impuestos hasta embargarlo y fue agredido violentamente en un escenario, que él imputó a su vis diferente. Mientras tanto, superando sus depresiones cantaba, incluso en español. En 1960 Nat se jugó por el Partido Demócrata y frecuentaba el Hotel Biltmore donde se alojaban Kennedy y Johnson en Los Angeles y a la Convención del Sports Arena. También Nixon y Rockefeller le enviaron mensajes desde Chicago.

Años después, en el marco de esta lucha fratricida, lo asesinaron a Kennedy y tomó la posta Lyndon Johnson, rooseveltiano de Texas y en 1964 previo a su reelección (obtuvo el 61% de los votos populares) sancionó la ley prohibiendo la discriminación racial.

Nat víctima de un cancer terminal murió en 1965 en Santa Mónica, California, dejando una infinidad de éxitos (“Nature boy” “Unforgettable” entre tantos). En mi caso lo evoco conduciendo su convertible en la ruta 66 que atraviesa la soleada California.

(*) Conservador Popular Porteño

Categorias: Columnistas, El corazón al Sur, Felipe Yofre, Opinión

Perfil de Felipe Yofre: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.