Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Con Rinaldi no alcanza

[ 0 ] 14 noviembre, 2008 |

Por Jorge Triaca

Se han producido tres hechos sucesivos y solo una fenomenal ingenuidad puede no vincularlos:

  1. La Corte Suprema establece que no es necesario estar afiliado para ser dirigente gremial.
  2. La CGT –con Hugo Moyano a la cabeza- prende todas las luces de emergencia.
  3. El gobierno aprovecha la renuncia de Héctor Capaccioli, Superintendente de Servicios de Salud de la Nación (a cargo del control de las obras sociales) y nombra en su reemplazo a Juan Rinaldi, abogado de Hugo Moyano.

Si el gobierno se propuso dar una pastilla para morigerar el fallo de la Corte sería razonable indicar que no alcanza. Rinaldi es transitorio, el fallo es permanente.

Es imposible no atribuir al fallo voluntad política. Suponiendo que no exista vinculación entre los jueces Lorenzetti y Maqueda con Righi y Parrilli, el fallo implica a dos gremios que ya tienen personería gremial reconocida por el Ministerio de Trabajo: UPECIFA y ATE.

Sin embargo, el fallo hace lugar a la posibilidad de elegir delegados en el marco de la ley de Asociaciones Profesionales a personas sin afiliación, extremo sobre el que la Corte no había sido consultada.

El gobierno ha indicado que el fallo incluye solo a trabajadores del Estado. El ministro Tomada, el diputado Recalde (y todas las centrales obreras) y el gobierno en general, saben que existen aclaratorias y fallos que establecen condiciones de igualdad entre los trabajadores del Estado y los privados. En ningún caso se puede hacer diferencias entre uno y otro trabajador.

Estirando este argumento se puede pensar que vamos a un modelo a la italiana o francesa, cuando eliminaron la condición de ser afiliado para ser delegado. En esos países, la apuesta se complicó porque hicieron que los sindicatos creados no quedaran en manos de socialistas moderados sino que terminaran bajo el control de delegados de extrema izquierda radicalizada.

Este fenómeno ya ocurrió en la Argentina y fue equivalente a abrir las puertas del infierno. A comienzos de la década de 1960 FIAT auspició la creación de los sindicatos SITRAC-SITRAM, para no negociar con el oficial SMATA. Los nuevos sindicatos no solo se radicalizaron sino que terminaron participando activamente en el Cordobazo (1969) y el Viborazo (1971)

A veces el problema no es lo que uno hace sino las consecuencias que pueden sobrevenir a nuestros actos.

De todas maneras, el sindicalismo tradicional deberá replantearse la validación de sus títulos. Deberá militar gremialmente en forma mas activa para asegurar su predominio. Este fallo debe ser mirado no solo como una alerta sino como una oportunidad para hacer las cosas mejor.

A partir de ahora el rol de los de los empresarios será primordial. La experiencia indica que el manejo que hagan los responsables de Recursos Humanos de las empresas definirá el peso que cada grupo de delegados tenga. Este dato no es menor, ya que al limitar el accionar gremial dado por la segmentación, las condiciones de trabajo dignas no están aseguradas.

Es probable que la solución del conflicto sea posible si al esquema actual se le aplicara el sistema utilizado en los Estados Unidos. En ese país, cada cuatro años, se realiza una compulsa o elección entre los trabajadores y se elige un único sindicato para representarlos. Los elegidos tienen, obviamente, que hacer un buen trabajo si quieren mantener su privilegio después del cuarto año.

 

Etiquetas: ,

Categorias: Jorge Triaca, Opinión

Perfil de Jorge Triaca: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.