Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

El recuerdo

[ 0 ] 28 agosto, 2012 |

Por Felipe Yofre (*)

Benny Goodman

Quisiera retrotraerme imaginariamente a los Estados Unidos de 1909, casi al final del gobierno de Teddy Roosevelt, político republicano que, como dice Paul Johnson, era “romántico, intelectual, hombre de acción, escritor y profesional” y que había gobernador Nueva York antes de llegar a la presidencia.

Si evoco a este gran Presidente, a quien sucedió Howard Taft y la ciudad de Nueva York, es porque la estrategia progresista de Teddy hizo que también Chicago, construida al borde del lago Michigan, creciera enormemente y fuese poblada por inmigrantes de distinta procedencia, entre otros los judíos.

A esa comunidad perteneció nuestro personaje, Benny Goodman, hijo de un modesto sastre hebreo que le legó -igual que a sus restantes diez hermanos- una original herramienta de trabajo: un instrumento musical, un clarinete, que distribuía gratuitamente la sinagoga a quienes participaban en su charanga.

Los hermanos Goodman se iniciaron interpretando melodías allí, ataviados por un pequeño casquete en la cabeza con la estrella bordada de David, para luego pasar a las fiestas de la colectividad que influyeron en el repertorio posterior de Benny, tal el caso de “And the angel sings” de fuerte impronta israelí.

La atmósfera de Chicago del 20, con “gangsters” como Al Capone, la Ley Seca, con mucho dinero en la calle y consecuentemente vida nocturna, permitió la actuación que grandes músicos negros. Fue el caso de “Louie” Armstrong que influyó de tal modo en él hasta el punto de sumar años más tarde Goodman a su orquesta a Teddy Wilson, Lionel Hampton, Buck Clayton o al arreglador Fletcher Henderson entre otros hombres de color, y también acompañar a dos excepcionales cantantes: Billie Holliday y Ella Fitzgerald.

Es que la condición relegada por aquel entonces de ambos pueblos -el judío y el negro- las asumió Benny convirtiéndose con el paso del tiempo en un emblema de la no segregación racial.

Continuemos con su crónica: conoce al cornetista Bix Beiderbecke en los barcos que recorrían el lago entre Illinois y Canadá y de ese encuentro, con la improvisación como eje, nacen los “Chicagoans”.

Posteriormente -tenía 15 años- lo convoca Ben Pollack a su orquesta en la que tocaba Glenn Miller y comienza a identificarse en Nueva York con la Harlem del “Cotton club” hasta fundar su propia banda. Graba con Jack Teagarden y luego hace venir de Chicago al baterista “Gene” Krupa (con quien se insultaba en el escenario) y al trompetista Harry James para debutar en un programa de radio sabatino -22,30 a 4- que se llamaba “Bailemos”. De ahí viene su apodo “El rey del swing”, pensado en las enormes muchedumbres que danzaban con sus ritmos…

En aquel tiempo “la pista se poblaba al ruido de su orquesta” con la juventud calzando “tinbos” bicolores y meneándose al compás de su clarinete. Les cuento que libró en 1937 una célebre batalla en el bailongo “Savoy ball room” versus el percusionista negro Chick Webb en la que cantaba la Fitzgerald; que quedaron afuera sin poder entrar 20.000 personas y dio origen al tema “Stompin at the Savoy” por él compuesto.

También actuó 2 veces en el “Carnegie hall” (1938 y 1973); frecuentó los clásicos; se casó con una dama de la alta sociedad neoyorquina -Alice Hammond Vanderbilt- y que pulió su humilde origen en el “ghetto”. Dotado de una ambición y competitividad sin límites fue casi un autista que vivió dentro de su música.

Vuelve a nosotros, hoy en su día, desde antiguos films en las que aparecen sus célebres “lady crooners” ataviadas por largos vestidos de “soiree” y peinadas con altos rodetes: Helen Ward, Marta Tilton, Helen Forest, y Peggy Lee entre otras, y Benny con su inigualable “Sing, sing, sing” con la que vibró toda una generación…

(*) Conservador Popular Porteño

Categorias: Columnistas, El corazón al Sur, Felipe Yofre, Opinión

Perfil de Felipe Yofre: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.