Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Argentina y su reinserción en el mundo: muy rápida la financiera, muy lenta la comercial

por Alfredo Gutiérrez Girault (*)

ALFREDO

Argentina ha vivido reiteradas experiencias de aislamiento extremo, en particular en los episodios de default de su deuda a mediados de los 80 y a principios de este siglo, cuando a la interrupción del crédito financiero siguió el virtual corte del crédito comercial, que llevó al colapso de las importaciones. Pero como todo llega a su fin, al aislamiento siguió, luego de años de postración,  la reinserción, en el club del mundo normal.

Ese proceso de reinserción requiere, desde el diseño de la política económica, una cuidadosa coordinación. Argentina ha tenido experiencias traumáticas (la tablita de fines de los 70 fue un ejemplo) cuyas lecciones deben tenerse en cuenta en estos tiempos en que hemos iniciado otro proceso de normalización de nuestra relación con el mundo..

¿Por qué requiere la reinserción coordinación y sincronización? Esencialmente porque tiene dos velocidades distintas: la financiera es mucho más rápida que la comercial.

Quienes movilizan los capitales financieros toman las decisiones en cuestión de segundos (de hecho la caída del rendimiento de los bonos argentinos de 300 puntos básicos en el último año es un ejemplo). Recuperar mercados para nuestros productos en el exterior o reestablecer conexiones comerciales con los proveedores demanda más tiempo y suelen tener costos.

Consecuencia de esta diferencia de velocidades, se produce un aluvión de dólares “financieros”, sin acompañamiento de dólares “reales” (originada en la exportación) ni demanda de dólares “reales” de importadores.

¿Qué dice la teoría económica? Apertura comercial sin apertura financiera corta las presiones inflacionarias pero enfría la economía (con tasas de interés reales elevada). Apertura financiera sin apertura comercial provoca una expansión monetaria que provoca la baja de la tasa de interés doméstica, tensiones inflacionarias y una apreciación del tipo de cambio real.

Argentina transita, una vez más, un proceso de reinserción al mundo en el que la apertura financiera va más rápido que la comercial. A diferencia de otras experiencias, los recursos son absorbidos por el sector público (para financiar su déficit), lo que reduce el impacto positivo que podrían tener para el sector privado en términos de  aumento de la productividad y crecimiento.

Por ello, la corrección de los desequilibrios fiscales es parte de la solución, pero en esto se avanza con lentitud. Y  ello es lo que perciben las empresas cuando demoran sus decisiones de inversión con lo que  la demanda de dólares para importaciones para equipamiento (también la de insumos) no termina de despegar.

Conviene tener cuidado: es cierto que hay dólares dispuestos a venir a Argentina, también que ya llegaron muchos y que el nivel de deuda ha crecido. Quizás el régimen de alta  apertura financiera con baja o mediana apertura comercial pueda funcionar bien uno o dos años más, pero a la larga no es viable; en algún momento todos (empezando por los tenedores de los bonos emitidos) quieren ver el flujo de dólares reales. Y mejor para todos que en ese momento hayan empezado a entrar. No sea que, como se critica (y justamente) a la administración anterior por desaprovechar el boom de los “commodities”, en un futuro se enrostre a ésta haber desaprovechado la posibilidad que brindaba un horizonte despejado de vencimientos de deuda, luego del exitoso cierre de la negociación con los hold outs.

(*) El autor es Economista

Categorias: Alfredo Gutiérrez Guirault, Columnistas, Opinión

Perfil de Alfredo Gutierrez Girault: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.