Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Argentina: entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico

[ 0 ] 20 julio, 2016 |

por Alfredo Gutiérrez Girault (*)

Alfredo Summit Ridge StudioComo parte del cambio de paradigma que transita Argentina, el gobierno busca reinsertar el país en el mundo, en los planos político (giras presidenciales, participación en la Cumbre Nuclear), financiero (acuerdo con hold outs) y también económico comercial.

En este último aspecto hay un aspecto que reúne consenso: Argentina debe, por innumerables razones, aumentar el nivel de sus exportaciones y normalizar el flujo de bienes importados, cuyo nivel todavía refleja las consecuencias de las restricciones implementadas por la anterior administración.

Pero sobre todo Argentina está en proceso de rebalancear sus estrategias en materia de socios comerciales. Si bien en los últimos años la estrategia pareció ser, valga la paradoja, la ausencia de una agenda externa y sujetar la política internacional de largo plazo a los requerimientos de la política interna, históricamente en las dos décadas finales del siglo XX los gobiernos  privilegiaron la alianza con Brasil en el marco de Mercosur.

Una decisión que parece razonable  considerando que Brasil es una economía de grandes dimensiones (y por lo tanto un mercado enorme) con un PIB de 2,0 millones de millones de dólares, una población de 200 millones de personas, en síntesis  alrededor de 4  Argentinas.  Pero también una opción que hoy tiene un  horizonte acotado: en los últimos 15 años Brasil creció al 2,7% anual y en el último quinquenio al 1%,  un desempeño tan débil como el de la propia Argentina. Brasil es nuestro principal cliente (absorbe 15% del total exportado) sobre todo en manufacturas industriales, pero no es nuestro cliente más dinámico y no tiene fuerza para traccionar el bloque.

Como parte de Mercosur, Argentina participa de la negociación de un acuerdo  con la Unión Europea  que ya lleva años de atraso.  El presidente Macri, en su reciente visita a Europa, planteó a los líderes de los países anfitriones, la importancia de este acuerdo para Argentina: el 15% del comercio del país se realiza con la U.E. y abrir los mercados aumentaría los flujos de intercambio recíproco, así como el de inversiones. Se trata de acceder a un mercado enorme (un PIB conjunto de 18,5 millones de millones de dólares) pero, que por razones obvias, está en un estadio de virtual estancamiento y que aun en crucero crece muy lentamente desde una perspectiva de largo plazo (0,6% anual en el último quinquenio).

De allí la búsqueda del rebalanceo y mirar hacia el Pacífico. El conjunto de países que componen la Alianza del Pacífico son también un mercado global importante para Argentina (absorbe 10% del total exportado), con un PIB conjunto similar al de Brasil. Pero la diferencia es que en los últimos años vienen creciendo sostenidamente: 5% Perú, 4,5% Colombia, 4,0% Chile y 3,0% México; como región 3,6% anual casi el cuádruple de Brasil. Con un dato adicional: son países con los que Argentina mantiene, en general, superávit comercial.

La vinculación con la Alianza del Pacífico, tiene un valor agregado adicional de mediano plazo: el Trans  Pacific Partnership (o TPP como se lo conoce comúnmente por sus siglas) que abre las posibilidades de un mayor comercio entre América (lo integran los países de la Alianza del Pacífico más NAFTA), Oceanía (Australia, Nueva Zelanda) y Asia (Japón, Singapur, Vietnam y otros varios en condición de observadores o en lista de espera incluyendo India). El punto es que la asociación de cooperación económica que representa el TPP reúne volumen y a la vez dinamismo, característica esta última de la que carece el potencial acuerdo Mercosur-U.E.

Síntesis: Alianza del Pacífico y Mercosur no son proyectos antagónicos para Argentina sino complementarios; ya pertenece al segundo (sin perjuicio que es necesario aggiornarlo) y hace a sus mejores intereses acercarse al primero. En ese sentido, la participación del Presidente como observador de la XI Cumbre  Presidencial realizada días atrás en Puerto Varas  ha sido un paso importante en la búsqueda del rebalanceo del posicionamiento internacional, mal que les pese a algunos nostálgicos que sospechan que la Alianza del Pacífico es un ALCA camuflado.

(*) El autor es Economista

(**) La pintura es de Summit Ridge Studio

Categorias: Alfredo Gutiérrez Guirault, Columnistas, Opinión

Perfil de Alfredo Gutierrez Girault: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.