Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

El frenazo

[ 0 ] 13 junio, 2012 |

Por Francisco Delich (*)

La expresión fue utilizada por Guillermo Calvo que la tradujo del inglés sudden stop en un artículo publicado en 2003 titulado La crisis argentina: una explicación. Se refiere a la crisis de 2001-2 en un libro compilado por Bruno y Chudnosky ¿Por qué sucedió? editado por Siglo XXI-Cenit en Buenos Aires.

Estoy examinando la relación entre los movimientos sociales de 2001 y 2008 en el marco de una investigación más amplia sobre la sociedad y la sociología argentinas contemporáneas.

Estoy tratando de mostrar que ya no existen paradigmas teóricos hegemónicos como conocimos a lo largo del siglo veinte en la sociología y que conviene revisar no solo algunas hipótesis corrientes sobre la estructura social argentina como nos enseñó a todos (los que quieran saber) casualmente la crisis de 2008, sino también abordar mas y mejor la subjetividad.

No es poco lo que enseñan las crisis cuando se leen sine irae et Studio como aconseja la humildad siempre y tal vez la sabiduría algunas veces. El texto que comento me llamó la atención por su claridad, información y análisis sin formar parte de ningún discurso pontifical. Es un aporte.

A partir de 1998, tal vez empezando hacia fines del 97, hay un frenazo, técnicamente una reducción muy fuerte de la entrada de capitales. Es un fenómeno muy importante, agrega, aunque nos es nuevo aún requiere mucho análisis teórico.

Señala que los efectos no son equivalentes dependiendo del grado de vulnerabilidad de los países que sufren el frenazo. En aquel momento se vivía la crisis rusa y escribe …por eso si ustedes recuerdan en agosto de 1998 es que se había caído el sistema, que no se sabía de donde había venido el golpe y como se debía seguir jugando.

Lo importante para lo que sigue no es la retracción circunstancial del ingreso de capitales sino que una característica generalizada de los frenazos es que llevan a depresiones reales (subrayado el autor) de la moneda es decir a aumentos del tipo de cambio real (TCR).

En un cuadro que acompaña señala puntos clave para entender el frenazo además del flujo de capital, la depreciación del tipo de cambio real, las depreciaciones además son mas grandes, cuanto menor es la capacidad de las economías para responder vía mayores exportaciones ( lo que es usual en economías mas cerradas ), la argentina es una economía muy cerrada (se refiere a 1998 cuando gobernaba el presidente de entonces) por lo tanto, la depreciación necesaria era muy grande.

Como digo, siguiendo el razonamiento, el impacto del frenazo es inversamente proporcional a la vulnerabilidad del país que lo recibe. La vulnerabilidad no es económica sino global y si se prefiere, es relativa a la economía política.

El gobierno del presidente de la Rúa era altamente vulnerable. Según recuerdo de memoria: (1) había perdido en el camino a su vicepresidente, (2) resentido sino eliminado la coalición electoral que lo había llevado a la presidencia, (3) había sido derrotado en las elecciones parlamentarios de 2001, (4) no contaba con el apoyo de su propio partido que le pidió finalmente la renuncia y decidió colaborar luego en la solución Duhalde e integrar su gabinete, (5) tenía la oposición de la CGT y de la CTA es decir de las dos centrales que representan a los trabajadores, (6) la oposición de los jubilados y empleados públicos a los que se había recortado su salarios, (7) carecía de confianza parlamentaria y sostén político en los estados provinciales, entre otros indicadores negativos que incrementaban la vulnerabilidad política.

En conclusión, dice Calvo El frenazo más la dolarización de pasivos más lo fiscal más lo político fueron el origen del problema.

Seguramente el análisis de la coyuntura económica no es completo aunque tampoco falso. La situación descripta del gobierno De la Rúa también: no es completa pero tampoco falsa. Es una metáfora que ilustra muy bien una situación a partir de dos conceptos frenazo ) económico y vulnerabilidad (política) que reúnen dos dimensiones: un golpe soudain, de pronto, inesperado, (en francés ahora) y un momento de debilidad política.

Las crisis que estoy examinando no tienen un origen externo (como el frenazo) ni puramente interno. A estas alturas de la evolución planetaria y la globalización financiera, mantener una división terminante entre una y otra categoría de análisis es demasiado rudimentario.

Las crisis no son extrapolables. Pero la pregunta sobre la vulnerabilidad es siempre pertinente. Si hubiese un frenazo por la crisis europea, qué grado e vulnerabilidad tenemos? ¿Cómo la enfrentamos?

En la medición de la vulnerabilidad no importa solamente la salud de la economía real, sino la salud política y de las instituciones capaces de resistir. Esta es sistémica e incluye a la oposición. Y en la salud social si puede utilizarse el término. La mayor o menor vulnerabilidad es una resultante. Si de prevenir se trata como aconsejaba Augusto Comte para fundar la sociología, tal vez deberíamos intentar un aprendizaje.

(*) Profesor Emérito de la Universidad Nacional de Córdoba y miembro del Consejo Asesor de Carta Política.

Categorias: Columnistas, Francisco Delich, Opinión

Perfil de Francisco Delich: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.