Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Balotaje en la ciudad

[ 0 ] 20 julio, 2011 |

Por Felipe Yofre (*)

 “¡A bailar merengue,

a bailarlo ya!“

El triunfo electoral del domingo 10 de Julio en el PRO, festejado con una masiva milonga, me retrotrajo a otros ámbitos, por caso el Teatro Nacional de la calle Corrientes a finales de la década del ‘50. Recuerdo que actuó aquella noche la orquesta de Xavier Cugat (ataviado de smoking, batuta, perrito chihuahua y zapatos bicolores) y que por la celebre escalera de Nélida Roca bajó su mujer Abbe Lane ataviada con un insinuante vestido transparente;  que el piano estaba a cargo de Lalo Schiffrin y el bongó por Jack del Río, ambos argentinos.

El plato fuerte de Don Xavier (músico catalán devenido tropical) consistía, por aquel entonces, en el portorriqueño Vitín Avilés, con el que grabaron un LP con temas de merengue que cantaba y a la vez bailaba el inolvidable boricua. Con ese vinilo aprendimos a menearnos también nosotros, acompañados  por maravillosas señoras de distintas procedencias.

Volviendo a nuestros días, así lo vi yo al Jefe de Gobierno: exhibiendo una personalidad libre y descontracturada, oscilando hacia el costado como Vitín;  girando sobre sus pasos; contoneándose y a la vez fraseando la letra de “No me arrepiento de este amor”, de Gilda, de fuerte impronta cumbiera. Se me ocurrió pensar que también encarnó a Glenn Ford, actor de la película homónima (“Gilda”), y aquel inolvidable contrapunto tanguero con Rita Hayworth (esta vez con otros ritmos), representado por Macri y su nueva “partenaire”: María Eugenia Vidal, compañera de fórmula.

También vocalizó el Lord Mayor las estrofas de “Arde la ciudad”, incentivada con los vivas y los globos de su barra, rememorando las jornadas en que estas obras eran el leit motiv de la hinchada xeneize.

Lo interesante fue que, a diferencia de otros cierres de campaña que presencié, el público era distinto, predominantemente joven. Y que los más veteranos se sumaban a la fiesta desbordados por estos inéditos códigos (en política) de la alegría.

También otro aporte muy valioso fue su discurso. Por primera vez escuché a un dirigente definir tan bien a Buenos Aires y los ejes centrales de su existencia: es autónoma (Adolfo Alsina) pero pertenece también a la Nación  (Roca y su triunfo de 1880).

La no agresividad de la arenga fue excelentemente definida en la editorial del 12/7 de esta revista y contrasta con expresiones violentas -vertidas al día siguiente del comicio por otros rivales- peyorativas del sufragio libremente expresado.

Yo le diría al candidato Don Mauricio, con todo respeto, que sin perjuicio de Gilda, reviva al inolvidable Alberto Castillo, e imaginariamente con él frasee el vals de Teófilo Ibáñez (“La vieja serenata”) que decía: “muchachos esta noche, saldremos por los barrios” porque allí, en los suburbios, continua ardiendo el fuego sagrado del ser porteño.

Ellos -¡que duda cabe!- le dieron el triunfo electoral, y así como Alberto Castillo fue un pionero musical cantando candombes e ídolo de los pibes, no dudo que hubiese interpretado a Gilda y con Vitín  cantado “a bailar merengue…a bailarlo ya!“

(*) Conservador Popular Porteño.

Etiquetas:

Categorias: El corazón al Sur, Felipe Yofre

Perfil de Felipe Yofre: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.