Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Entre las elecciones y el fallo de la corte

[ 2 ] 6 noviembre, 2013 |

Hugo Martini

CARTA POLITICA

Se ha extendido la idea que la sentencia de la Corte sobre el tema Clarín intentó y logró disminuir el efecto de las elecciones del domingo 27. O sea, la victoria de la oposición de ese domingo quedó compensada con la victoria del gobierno en el fallo del martes 29.

La visión anterior tiene otra lectura, si miramos el proceso desde una diferente  perspectiva. Por un lado, lo que ocurrió en las elecciones es definitivo y el efecto de sus resultados durará, por lo menos dos años, hasta las elecciones generales de 2015. Por el otro, el fallo de la Corte pone en marcha, de inmediato, un proceso con final abierto.

1. Los resultados del domingo 27 de octubre son inmodificables.

• ¿Por qué un gobierno que conserva la mayoría en las dos Cámaras del Congreso y el control del Poder Ejecutivo –después de elecciones de mitad de término- puede tener problemas? Porque en la Argentina no se puede aplicar la receta de los países normales, en los que cada dirigente juega todos los días dentro del mismo equipo.

• La ajustada mayoría del gobierno en ambas Cámaras va a soportar un doble desafío: (a) contener a los diputados propios para que no migren hacia el bloque de Massa, (b) incertidumbre sobre el estado de salud de la Presidenta.

2. El fallo de la Corte tiene dos partes, una de fondo y otra de procedimiento.

• El tema de fondo es que la ley de medios fue declarada constitucional por la Corte. Esta sentencia es definitiva, ya que la Corte es el Tribunal de última instancia.

• En cambio, el procedimiento para aplicar la ley, es más complejo. El Presidente de la Corte declaró, un día después de conocerse el fallo: (textual) “Hay dos maneras de reparar el daño: (a) la tradicional de la Corte, con una indemnización pecuniaria o, (b) suspendiendo la aplicación de la ley hasta el vencimiento de las licencias”. El Doctor Lorenzetti no siguió el principio de que los jueces hablan solo a través de sus sentencias. ¿No advirtió lo que decía?

• La forma de aplicación de la ley – incluido los planes de adecuación que se presenten – está sujeta a discusiones entre las partes, que pueden dar lugar a nuevos enfrentamientos judiciales.

La alegría de unos (la oposición), la tristeza de otros (el gobierno) por el tema de las elecciones y el sentimiento recíprocamente inverso después del fallo, es probable que no esté reflejando exactamente la realidad. Unos y otros deberían distinguir lo permanente de lo transitorio.

Hay que hacer un esfuerzo y tratar de mirar un poco más adentro de las cosas. Porque como dijo El Principito, “lo esencial es invisible a los ojos”.

Etiquetas:

Categorias: Cartas Anteriores, Columnistas, Hugo Martini

Perfil de Hugo Martini: Ver Perfil.

Comentarios (2)

Trackback URL | Comentarios RSS

  1. Gerardo dice:

    Tampoco es inmodificable pues, las consecuencias mas directas del resultado electoral.
    La creciente borocotización de los representantes parlamentarios que seguramente ahora, al solo efecto de auxiliar al vencedor, pasarán sin enrojecer, con bandera y bagajes a la oposición, puede -como ha ocurrido mas corrientemente- suceder en sentido inverso, tentados por la cada vez menos abultada billetera del oficialismo.
    La famosa anomia argentina, no es aplicable solo respecto del derecho positivo, pues alcanza también a las normas morales y éticas. Tan distintas en cuanto a su rigidez, de las vigentes en las, cada vez mas añoradas, décadas infames.

    Gerardo

  2. Hugo Martini dice:

    Vemos que el comentarios concuerda en líneas generales con el texto de la Carta. Usted dice: “la creciente burocratización de los representantes parlamentarios” y la Carta expresa: ” ¿Por qué un gobierno que conserva la mayoría en las dos Cámaras del Congreso y el control del Poder Ejecutivo –después de elecciones de mitad de término- puede tener problemas? Porque en la Argentina no se puede aplicar la receta de los países normales, en los que cada dirigente juega todos los días dentro del mismo equipo”. En este sentido habría que revisar la votación nominal en la Cámara de Diputados de diciembre de 2005, cuando varios diputadas/diputados -que hoy levantan con mucho éxito la honestidad como bandera- aprobaron el diploma de Borocotó sin aceptar mandarlo a comisión, tal como lo pedían varias impugnaciones.

    Hugo Martini

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.