Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

¿Por qué ganó Cambiemos?

[ 0 ] 13 noviembre, 2017 |

por Hugo Martini (*)

HUGOHay dos hechos centrales que surgen del resultado de las elecciones del domingo 22 octubre y que, en gran parte, explican su naturaleza singular.

El primero se vincula con las explicaciones sobre la política económica como determinante de un resultado.

Por primera vez, desde 1983, la economía no ha determinado –en general- el resultado de una elección. Porque en cada una de las primeras elecciones anteriores de mitad de término, las expectativas económicas hicieron ganar –o perder- al gobierno de turno.

1. En junio de 1985, el programa denominado Plan Austral, del tipo “política de shock”, logró contener la inflación sin frenar el crecimiento económico e hizo posible el triunfo de Raúl Alfonsín.

2. Entre agosto y diciembre de 1991, el éxito del Plan de Convertibilidad fue determinante en la victoria electoral de Carlos Menem.

3. En octubre de 2001 un cuadro económico inmanejable hizo estallar la presidencia de Fernando de la Rúa, que renunció dos meses después.

4. En octubre de 2005 la mejoría indudable de la situación económica –que había empezado a manifestarse en la breve presidencia de Eduardo Duhalde- produjo la victoria electoral de Néstor Kirchner que le dio fuerza –además- para dividir el Partido Justicialista y crear el Frente para la Victoria.

5. En octubre 2017 cuando, en términos generales los brotes verdes han empezado a llegar al “bolsillo de gente”, pero no al ritmo deseado, se produce un triunfo de Mauricio Macri.

Esa victoria está generada en la expectativa política de que “las cosas estarán mejor”. El terror a que ganara el opuesto no alcanza: Cristina Kirchner fue solo candidata en la provincia de Buenos Aires, pero el triunfo de Cambiemos se extendió al promedio del país.

La segunda explicación de los resultados de esta elección tiene que ver con las Ideas y la Gestión.

Esta idea es más compleja, se remonta por lo menos a 1966. Los dirigentes de los partidos políticos manejaban en ese tiempo programas e ideas, pero manifestaban –en general- una cierta incapacidad de llevarlas a la práctica.

1. Desde por lo menos 1966 – con el golpe militar que hizo presidente a Juan Carlos Onganía- los que sabían hacer gestión, abandonaron la idea de participar a través de los partidos políticos y aplicaron su conocimiento y el manejo de la “gestión” a los gobiernos militares. Este fenómeno se reprodujo tras el golpe de 1976.

2. Desde la llegada de Cambiemos –en diciembre de 2015- entraron a un gobierno democrático los que, al servicio de ideas, eran capaces de desarrollar gestión. El fenómeno generó una expresión, muchas veces usada en sentido peyorativo, “el gobierno de los CEOs”.

Debemos actuar sobre la base que los puntos A y B -los resultados de una política socioeconómica y las ideas y gestión de gobierno- son complementarios. Es cierto que queda por delante una muy importante agenda.

Pero desde 1983 la Argentina ha luchado –sin mucho éxito- para mejorar la calidad de vida de su gente. Es probable que la confianza política en su dirigencia y la reunión de ideas con gestión, empiecen un período que debía haberse consolidado hace muchos años.

(*) El autor es ex Diputado Nacional (PRO), Director de Carta Política

(**) La pintura es de Richard Sullivan

Etiquetas:

Categorias: Columnistas, Hugo Martini

Perfil de Hugo Martini: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.