Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

La pobreza cruza toda la política

[ 0 ] 14 marzo, 2016 |

por Hugo Martini

HUGO 9.3La pobreza impacta en el cuadro político en dos frentes: (a) el sistema mismo y (b) el debate actual entre los dirigentes.

El sistema democrático fue restablecido hace 32 años. En 1983 el nivel de pobreza de los habitantes era de 19.1% y hoy alcanza el 29%(*).  Este es el balance de tres décadas y no preguntemos por qué la mayoría de las personas critica o tiene una profunda indiferencia hacia la dirigencia y los partidos políticos.

El debate entre los dirigentes, en cambio, se vincula con la coyuntura. En 2007 (cuando Cristina Kirchner fue electa por primera vez) el nivel de pobreza era del 22.8 % de la población. Cuando entregó el gobierno el 10 de diciembre último, hemos visto que ese total llegaba al 29 %(*). En números simples, en ocho años fabricó 2 millones de pobres. Es difícil entender qué está diciendo el llamado kirchnerismo, cuando hoy acusa al gobierno actual, que tiene solo 100 días, de trabajar para los ricos. 

Mientras este problema de la pobreza no se resuelva, será difícil encauzar todos los demás: porque se define como pobre al que no tiene ingresos que  cubran las compras de la llamada Canasta Básica Total. Para un matrimonio con dos hijos el costo de esa Canasta es hoy de $ 7.713 (*). Si hay 11 millones de pobres porque no llegan a éste nivel, ¿cuál es el total real de los que no son declarados pobres y ganan $ 7.714 o ligeramente más?.

Aquellos que dividen las corrientes políticas entre izquierdas y derechas, dicen que la derecha crea los pobres y la izquierda los elimina. Una vez más, la fértil imaginación de los argentinos ha creado el mundo maravilloso “del revés”. En los últimos ocho años, un gobierno de izquierda no habló ni trabajo para los pobres. Según el anuncio que hizo en su momento Axel Kicillof, Ministro de Economía de Cristina Kirchner, los pobres no deben ser contados porque sería una forma de “estigmatizar a los que sufren” y Aníbal Fernández, Jefe de Gabinete en la misma presidencia, declaró en 2015 que “el Estado no está para contar pobres”. Estas conocidas expresiones, supuestamente pintorescas, deben ser puestas en contexto no económico: los pobres no se querían contar porque no había magia que pudiera reducirlos en una economía parada.

La experiencia política que vive hoy la Argentina es, probablemente, una de las más atractivas desde 1983. El peronismo, que mutó a la democracia después de su derrota con Alfonsín, está realizando un trabajo interno de liquidación del kirchnerismo, que fue el intento más serio de llevarlo de nuevo a 1946. El viejo radicalismo –desde Carrió a Sanz- lucha por mantener su historia, su perfil y sus ideas, cogobernando a través de Cambiemos. Entre los tres grandes objetivos de Macri (unión de los argentinos, lucha al narcotráfico y pobreza cero) el de la pobreza cruza los otros dos. Porque los números son muy importantes, pero el déficit más sensible es la deuda social heredada: pasa por los que no comen.

(*) Estadísticas del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina.

Etiquetas:

Categorias: Hugo Martini

Perfil de Hugo Martini: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.