Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

La Economía del conocimiento es una política de Estado

[ 0 ] 25 junio, 2019 |

por Esteban Bullrich (*)

HUGO estiradaEn medio de un inmenso debate sobre el proceso electoral que tendremos este año –absolutamente necesario- el Senado de la Nación votó por unanimidad el pasado miércoles 22 de mayo, el proyecto que venía en revisión de la Cámara de Diputados, referido al Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento. Como señaló con acierto en su exposición el Senador Miguel Ángel Pichetto, el tema debía ser abordado –y lo fue- como una Política de Estado. En un marco similar, el día anterior, convocada por la Vicepresidenta de la Nación Gabriela Michetti, se había puesto en marcha la llamada Comisión del Futuro. La misma trabajará –en un esfuerzo conjunto entre la Sociedad Civil y el Congreso- con la influencia que las nuevas tecnologías tienen y cada vez tendrán más, sobre la sociedad en la que vivimos.

Digo que esta es una Política de Estado porque tiene su origen en 2004 –como lo recordó el Senador Pichetto- cuando el entonces Presidente Néstor Kirchner impulsó la Ley de Software. Esta ley permitió poner en marcha proyectos como la empresa privada argentina Mercado Libre –cuyo creador Marcos Galperín estaba presente en el acto del martes- que ha alcanzado un valor de 30.000 millones de dólares.

La ley aprobada el miércoles 22 busca ampliar los beneficios de aquella ley de 2004, incorporando la industria de los contenidos audiovisuales, la de la biotecnología, la de los servicios con foco en la exportación, la nanotecnología, la espacial y satelital y –también- la automatización de procesos. Lo hace –además- con el foco muy claro de crear empleos. Buscamos que estas industrias, que hoy emplean a 215.000 personas, puedan duplicar ese índice a 430.000 empleos directos, más los indirectos que se generan a partir de ese proceso.

En el mismo marco, la Comisión del Futuro a la que hice referencia, se ha puesto como objetivo contestar tres grandes preguntas. La primera tiene que ver –precisamente- con cuáles serán los trabajos del futuro. La segunda se refiere a qué Estado necesitamos para enfrentar esos desafíos y la tercera, que sistema educativo vamos a instrumentar para hacerlo viable.

¿Por qué? Porque vivimos un momento de transformación e innovación permanente, como pocas veces en el pasado. Cuando ocupaba el cargo de Ministro de Educación repetía, muchas veces, que nos teníamos que preparar para un mundo en el cual nuestros hijos y nietos tendrían un promedio de siete empleos a lo largo de su vida, porque iban a tener que cambiar de trabajo, dada la velocidad a la que el conocimiento y la tecnología están avanzando, destruyendo actividades, pero creando otras nuevas. El tema central del problema a resolver, es que cinco de esos siete trabajos aún no han sido creados, hoy no existen. No podemos preparar a nuestros jóvenes para esos empleos y debemos esforzarnos, todos juntos, no importa nuestras ideas, para encontrar mejores oportunidades para todos.

Por eso digo, que estas serán Políticas de Estado o no serán nada. Estas políticas deben trascender gobiernos e ideologías, para mantenerse estables en el mediano y largo plazo.

La Argentina lo hizo en el pasado. El sistema de educación pública nacido a fines del siglo XIX llegó hasta nosotros, transformando a través de dirigentes y partidos distintos, un país desde el borde del analfabetismo a la realidad de la que todavía nos sentimos orgullosos, de una casi totalidad de argentinas y argentinos que leen y escriben.

La actual revolución tecnológica debe unirnos en un esfuerzo conjunto y solidario. Todas las otras variables que muestran índices de la realidad económico-social, que serán o no aceptados por todos, no deben hacernos perder de vista esta clave del desarrollo educativo, por el cual alguna vez pasó la grandeza argentina.

Etiquetas:

Categorias: Esteban Bullrich

Perfil de Esteban Bullrich: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.