Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

El relato como un acto de ficción

[ 0 ] 8 junio, 2017 |

por Hugo Martini (*)

HUGOEl 10 de diciembre de 2015 había dos imágenes en la opinión pública: la del Kirchnerismo que se iba y la de Cambiemos que llegaba. La cronología muestra crónicas de dirigentes que entraron y salieron de escena, hasta quedar en estos días, de nuevo, casi las mismas imágenes de hace 18 meses: Cambiemos y Cristina Fernández. Ningún dirigente ni movimiento del peronismo, ha sustituido el interés público que despiertan sus declaraciones y actitudes. Vale la pena preguntarse qué significa este fenómeno.

Las declaraciones políticas del kirchnerismo –principalmente de la ex Presidenta- son mencionadas y conocidas como el “relato”, y se las comenta y analiza –seriamente- como la descripción de un hecho real. Sin embargo, se deja de lado la otra acepción de “relato”, que es la narración de un cuento. El escritor español Javier Cercas ha desarrollado una idea sobre estos fenómenos que no responden a la realidad, llamada “teoría del punto ciego”.

El origen de la expresión remite –dice- a la anatomía del ojo, que tiene un punto ciego situado en el disco óptico, en el que no se ve nada. Si no lo notamos –continua- es porque vemos con dos ojos y en caso de que no alcanza el déficit, el cerebro suple lo que el ojo no ve. “El cerebro rellena el punto ciego del ojo, permitiéndole ver hecho lo que no ve”. Esta es la clave del “relato kirchnerista:” se inventa lo que no se ve, lo que no existe en la realidad.

Cuando escuchamos por ejemplo: “Tenemos un índice de pobreza (junio 2015) por debajo del 5%” o “El gobierno de Macri no es legítimo” o “Si pudimos con Videla vamos a poder con Macri” estamos escuchando expresiones referidas a la ficción como género literario. Es un error tomar esta acepción de relato como que describe la realidad, porque -a diferencia de los otros- el relato kirchnerista tiene como centro un punto ciego. Ese punto oscuro y silencioso a través del cual no se ve nada: contiene solo ambigüedades, contradicciones, paradojas e ironías.

Las encuestas dicen que esta forma novelesca de mirar la realidad recoge alrededor del 30% de los votos. La pregunta es cómo un país que presume de un nivel cultural alto no advierte que hay dos relatos, uno real y otro novelesco, en base a los cuales se desarrollan obras teatrales distintas.

En uno se representa la vida real, con problemas y soluciones, propios o heredados, equivocados o no, pero que maneja temas que le ocurren a seres humanos en su vida cotidiana. En el otro, desde que se levanta el telón, todo es ficción: el argumento, las preguntas, las soluciones y la resolución del conflicto. En el escenario real el final está abierto, en el de la ficción esta cerrado y todo estaría solucionado “si volvemos nosotros”.

Faltan menos de cinco meses para las elecciones de octubre. Es difícil recordar que en el pasado se haya producido un enfrentamiento como éste, porque están compitiendo no solo posiciones políticas con diferentes propuestas. Se trata de algo más extraño: luchan por el mismo podio mundos distintos, realidad y ficción. No solo la Argentina política, sino también los analistas y los medios de comunicación, deberían empezar a mostrar este cuadro casi surrealista.

(*) El autor es ex Diputado Nacional (PRO), Director de Carta Política

(**) La pintura es de gotmeamuse

Etiquetas:

Categorias: Columnistas, Hugo Martini

Perfil de Hugo Martini: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.