Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Vidal y el teatro de la política

[ 1 ] 24 agosto, 2015 |

Hugo Martini

CARTA POLITICA

María Eugenia Vidal consiguió casi diez puntos de diferencia a su favor en las PASO para gobernador en la provincia de Buenos Aires, comparada con Aníbal Fernández o Felipe Solá, dos hombres con una larga experiencia y camino recorridos en la política argentina. ¿Por qué este resultado imprevisto? ¿Qué explicación para entender que esto haya pasado en la provincia más importante y más analizada de la Argentina? La propuesta es hacer un ejercicio, poniendo este proceso en clave de teatro.

En el teatro no solo hay actores principales. El elenco incluye –como en la vida política- otros participantes: actores de reparto, directores, ayudantes que juegan a ser directores que trabajan atrás de los cortinados con la intención de indicarles a las primeras figuras qué es lo que deben hacer, apuntadores a veces innecesarios, trabajadores que mueven el decorado entre acto y acto y –no podía faltar- los que financian el espectáculo y entienden, con razón, que ya que la representación existe porque ellos la pagan, también deben opinar.

Durante muchos años, casi no ha habido cambios entre aquellos que componen esa especie de decorado humano y financiero que hace posible que el telón se levante todos los días. Pero al mismo tiempo, este sector logístico inmovilizado es una de las causas por las cuales la política y la atracción por la política esté lejos del interés de los espectadores. Si el voto no fuera obligatorio es probable que la sala estuviera casi vacía.

Al mismo tiempo Vidal pertenece al otro mundo, el de los actores principales, que a su vez no tiene casi renovación. Para probar esta afirmación se debería hacer otro ejercicio y preguntarse cuántos de los actores de hoy, dedicaba su vida a la política en la crisis de 2001 y cuántos ingresaron a ese mundo, sacudidos por el estremecimiento de aquellos días. Estas dos listas podrían mostrar una clasificación, no ideológica, entre los que estuvieron siempre y los que llegaron después. El mensaje de María Eugenia Vidal se resume en un verbo: participar. Si los mejores no participan, gobiernan los peores. ¿Habrá escuchado la gente este mensaje?

La democracia es un sistema que, por primera vez en muchas décadas, es aceptado por la mayoría como el único válido para dirimir disputas y diferencias. Pero esa misma mayoría puede sentir también que el sistema no la representa si no resuelve, por lo menos, dos de los problemas básicos que la afectan: generación de empleos –que es solo el resultado de nuevas inversiones- y eliminación de la pobreza, sin los cuales el sistema pierde legitimidad.

Etiquetas:

Categorias: Carta Semanal, Columnistas, Hugo Martini

Perfil de Hugo Martini: Ver Perfil.

Comentarios (1)

Trackback URL | Comentarios RSS

  1. marcos roca dice:

    Buen articulo

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.