Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

La argentina dentro de quince años

[ 1 ] 8 junio, 2015 |

Hugo Martini

CARTA POLITICA

El Bloque Unión PRO en la Cámara de Diputados está desarrollando una serie de cuatro Diálogos, con ocho panelistas, sobre el tema La Argentina dentro de Quince Años. El programa completo puede leerse por separado en esta misma edición (Ver programa).

Sin restarle importancia alguna al año y la campaña electoral que vive la Argentina, los Diálogos son un intento de mirar más allá de la coyuntura. O sea, qué va a pasar después de esta campaña, no solo con el nuevo gobierno sino en los años porvenir. Esta mirada parte de un supuesto esencial: los cambios de ciclo se producen cuando aparece una política sustancialmente distinta a la del pasado, no cuando se gira en 360 grados y otros rostros, con otros nombres, siguen haciendo lo mismo.

Esta mirada hacia el futuro –quince años- habría que colocarla en un doble marco.

Primero.

En los años que vienen habría que intentar hacer un debate sobre las cosas, no sobre las personas. Este debate se intentó varias veces, pero en pocos casos fue realmente efectivo.

Una de las generaciones que lo planteó y lo llevó adelante con éxito –sin perjuicio de la opinión que cada uno tenga sobre ella-fue la que vivió en la segunda mitad del siglo XIX, llamada sin mayor precisión como la Generación del Ochenta.

Hace 160 años, un grupo de argentinos imaginó – bajo la construcción intelectual de Alberdi- que el problema no eran los caudillos unitarios o federales, aunque ellos estaban convencidos que aquella era una guerra personal en la que defendían sus legítimos intereses provinciales. La crisis estaba en la extensión del país, en la soledad, en el aislamiento, en la ignorancia y en el desierto. De este reconocimiento salieron políticas activas para impulsar, entre otros, inmigración, escuela pública, agricultura, ferrocarriles, puertos, elevadores de granos y nuevos códigos civiles y de comercio.

Hubo otros momentos en que la dirigencia también eligió entre personas y cosas. La lucha por el sufragio libre duró por lo menos 22 años, entre 1890 y 1912. No podía resolverse a pesar de revoluciones, agresiones políticas y duelos personales a primera sangre. Roque Sáenz Peña, un presidente y personaje del antiguo régimen decidió, en 1912, sancionar una ley que resolvió el problema de las cosas: elección universal, secreta y obligatoria.

A partir de 1946, el Gobierno de Juan Perón solucionó una larga demanda que llevaba, por lo menos, medio siglo: los derechos sociales. Perón pasó, los derechos sociales siguen vigentes.

La Argentina de hoy es un debate entre personas. El problema más serio que tienen los últimos 32 años de democracia es que no ha podido resolver el problema de las cosas, en medio de una interminable batalla personal entre los dirigentes.

En cambio: ¿Cuáles son las cosas que, mirando al futuro, deberían preocupar? Inseguridad, desempleo, pobreza, indigencia, corrupción, ataques a la justicia y al periodismo, caída en el nivel educativo, falta de inversiones, aislamiento internacional.

Segundo.

Cualquier mirada, idea, plan para los próximos quince años tendrá que tener en cuenta y ser focalizada dentro del formidable desarrollo tecnológico que vivimos. Si la pregunta de los futuros quince años se hubiera realizado –por ejemplo- en 1960 es probable que este elemento no hubiera pesado. Pero ahora estamos inmersos en cambios tecnológicos que no imaginábamos hace cincuenta años y otros, en el cercano futuro, que todavía ni imaginamos.

El mundo de los próximos quince años será más cercano, más “plano” que el actual. Es como si se hubiera reducido el tamaño físico pero ampliado la base de contactos y convivencia a distancia, una forma impensable en el pasado. Lo está logrando el formidable desarrollo tecnológico y de las comunicaciones, incluido Internet y las Redes Sociales.

Esta revolución tendrá influencia en todas las direcciones: planes económicos y su ejecución, posiciones y negociaciones políticas, relaciones y movimientos sociales y –también- actividades culturales e intelectuales.

Estos Diálogos –con más preguntas que respuestas- convocan a mirar, con otros ojos, un futuro que hoy es difícil de imaginar.

Etiquetas:

Categorias: Carta Semanal, Columnistas, Hugo Martini

Perfil de Hugo Martini: Ver Perfil.

Comentarios (1)

Trackback URL | Comentarios RSS

  1. Carlos dice:

    Muy buena la nota!

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.