Subscribe via RSS Feed Encuentranos en Flickr

Diálogo o perdemos todos

[ 0 ] 4 junio, 2014 |

Hugo Martini

CARTA POLITICA

Cuando el 25 de mayo pasado el Cardenal Poli –siguiendo casi textual la línea de Francisco- indicó en su Homilía: “se apuesta al diálogo y a la cultura del encuentro o todos perdemos”, la cámara giró hacia la imagen de la Presidenta. El problema es que ese necesario movimiento televisivo fue seguido por comentarios de los más refinados analistas políticos y por dirigentes de la mayor parte de la oposición. Focalizaron –como las cámaras- toda la carga del problema en la Presidenta.

¿Por qué es un problema? Porque, más allá del Gobierno Nacional, la resistencia al diálogo y al encuentro es algo característico de la mayoría de los políticos argentinos. Los límites al diálogo que los candidatos se autoimponen operan como un cerco sanitario: si se cruza produce alguna forma de contagio irrecuperable. Una especie de democracia con rostro infantil, divididos entre los buenos y los malos. Es probable que israelitas y palestinos, rezando, alcancen un acuerdo antes que la Argentina pueda construir un diálogo entre los que piensan distinto.

Frente a esta realidad, la Presidenta –que no practica el diálogo- sonríe. Ha logrado que todos hablen y analicen lo que ella dice y hace. Es un caso curioso el de un “pato rengo” (abandona el poder en 18 meses) que atrae el interés casi exclusivo de la mayoría de los analistas, quienes se suponen conocen historia política. Esta historia –no un relato- enseña que ese “pato rengo”, disminuye todos los días su capacidad de producir actos importantes, que no sean revisables. Excepto en un caso: que todos supongan que el “pato” se encamina hacia la cumbre más alta de su poder político.

Esta actitud de que todo gira alrededor de la Presidenta, lleva implícito un mensaje tremendo que dice: “yo no tengo mucho que ofrecer sobre cada tema concreto, entonces prefiero seguir criticando a la que se va”. Los temas concretos son los que preocupan a la gente: inseguridad, inflación, desempleo. Entonces comienza otro discurso que “atosiga” los programas de radio y televisión. Porque el mensaje de los que no dialogan por temor al contagio, solo dice: “todo cambiará cuando yo gobierne, con buena voluntad y entre gente decente”. Vivimos de nuevo, y aunque parezca reiterativo, en un enorme acto de inocente distracción: “Macri se entiende con la Presidenta, Massa es la continuación del kirchnerismo con otro rostro, Scioli jamás tomará una decisión”. Curiosamente, los tres encabezan cualquier encuesta presidencial.

¿No estará viendo la mayoría lo que muchos dirigentes y analistas todavía no pueden ver?

Etiquetas:

Categorias: Carta Semanal, Columnistas, Hugo Martini

Perfil de Hugo Martini: Ver Perfil.

Responder




IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Para dejar una imagen en el comentario, ir a Gravatar.